martes, 27 de enero de 2009

Los sonidos del silencio...

Calla...no digas nada, solo siente, déjate llevar por ese montón de emociones compartidas, disfruta, sonríe, solo vive...vive los sueños.

Calla y...déjame escuchar tu respiración en mi oido, escuchar como se vuelve inquieta, como se hace impaciente, como se entrecorta y vuelve, para acariciar mi oido.

Calla...¿lo oyes?...es mi corazón, va cada vez mas rápido y es por la cercanía del tuyo.

Y en ese silencio sin calma, en que solo se escuchan latidos, suspiros, tus labios al morder los mios, tus manos, las mias, tus sueños, los mios...quiero que se pare el tiempo, quiero guadar ese silencio que solo trae sonidos dulces. Quiero quedarme en tus sueños. ¿Me dejas...?

Te quiero...,escúchalo en mitad de este dulce silencio.


6 comentarios:

Safo dijo...

Tempestad de Marejadas
Dibujadas en Tus Palabras
Emociones Incandescentes
Que Sortean las Barreras de la Mente
La Quietud Pierde Su Fuerza
Traspasando Tu Frontera
El Huracán se ha Detenido
Teme ser Intuso en Tus Latidos
Mientras la Luna Plateada
Absorta queda sin decir nada.
Besos Mil,Te envio
Desde Mi Siempre Eterna
Y Amada Oscuridad.

Pedro Aros Castro dijo...

Casi no era necesario decir te quiero, para no romper el silencio, los gestos eran el idioma en ese momento.
bonita descripción del instante.

gracias por dejar tu huella en mi espacio

un abrazo saludos

Solo yo dijo...

Ese "Te quiero",no necesariamente se dice con palabras...si no que va incluido en el silencio,en mitad del silencio,sin romperlo.

Gracias por venir,Pedro Aros Castro.

Safo...
Me encanta como escribes.Es un lujo contar con tus comentarios.

21 gramos de alma dijo...

algunas veces los gestos y las miradas dicen mas que las palabras ...delicioso momento que disfrute leyendo , un abrazo de mi alma a la tuya...

MeRieM dijo...

Qué hermoso es decir "te quiero" con silencios, sólo con miradas, con suspiros, con la piel... y con el alma.
Me gusta tu blog.
Un beso.

Irlanda dijo...

Precioso.
Siempre que te leo me dejas muda.
Me quito el sombrero ante ti.
Un petonet