martes, 23 de junio de 2009

Una tarde de verano...(1ªParte)

Era una tarde de verano, un sábado caluroso que hacía que el aire fuera difícil de respirar.
Había quedado con él en una cafetería que ambos conocían, con idea de ir juntos a otro lugar mas íntimo. Prefería que los dos llegaran a la vez, no sabía bien por qué...
Notó como una gota de sudor bajaba hábilmente por su costado, pensó que habían escogido mal día para algo tan esperado, tan temido, tan soñado...y ahora, que el momento se acercaba, el calor hacía estragos en ella.
Puso el climatizador del coche a mayor potencia, para compensar los grados del exterior, pero no sirvió de mucho, serían los nervios...

Al fin llegó, esta vez el había llegado antes, estaba tranquilo, justo lo que ella no esperaba, se lo había imaginado cientos de veces, como un flan...con ese aire de niño travieso y asustado que a veces dejaba asomar.
Agradeció que fuera él quien mantuviera la calma y guiara en los inicios sus pasos, así ...de su mano todo le parecía mas fácil, confiaba en él.

Vio como él la miró lentamente, de arriba a abajo, sintió como si los vaqueros cortitos y la camisa se hubiesen vuelto transparentes ante sus ojos. Un escalofrío recorrió su nuca y la hizo torcer el cuello ligeramente.
Con un gesto tímido, se llevó la mano al cuello , bajando despacio para llevársela después al bolsillo.

Sonó el móvil en aquel momento, lo apagó y él hizo exactamente lo mismo, después la cogió de la cintura para guiarla hasta la mesa en la que estaba sentado.

Se tomó un té helado, mientras él tomaba una copa, no sabría decir concretamente de que, solo que no llevaba rodaja de limón. Se encendió un cigarro y la conversación se inició al fin, con cosas triviales, como si temieran hablar de lo que realmente les apetecía.

Pensó en aquel momento, en cuanto tiempo mas haría falta para que la timidez no se adueñara de ambos, parecían dos críos de 13 ó 14 años. También sabía que esa timidez familiar, desaparecería como siempre, después del primer beso, ese beso impetuoso, profundo que él solía darle y a los que ya se había enganchado.

Recordó entonces el primer beso así, un día de compras, en mitad de las compras, al principio le chocó, creyó por un momento que no iba a poder respirar, pero si...si que pudo y el aire le supo aun mas bueno que el de antes del beso. Al poco se había acostumbrado a esos besos fuertes, ansiosos...y cuando estaba sola, los recordaba con una sonrisa al tiempo que la boca se le hacía agua.

CONTINUARÁ...

3 comentarios:

Neogeminis dijo...

Muy buen inicio!...nos has dejado con ganas de más!..aquí esperamos, pero nos quedamos al fresquito! jejee

Maripaz. dijo...

QUE BIEN EL INICIO, ESPERARE LA 2 PARTE UN BESO

ALMA dijo...

mas... mas....
jajajajja
muy bueno,
te sigo...desde siempre,
un abrazo...

ALMA