lunes, 17 de noviembre de 2008

Vivir...


Soñé que corría y corría, me había perdido en un bosque con arboles de hoja caduca, debía ser otoño,pues todo el suelo estaba repleto de hojas secas y las ramas de los arboles desnudas...Daba sensación de desolación.
Hacía frío,había niebla que casi se podía tocar,yo no sabía como había llegado hasta allí,ni cuando,ni sabía que estaba soñando.
A lo lejos pude ver una casa ,parecía abandonada,pero no me importó,pensé que allí podría descansar un poco y resguardarme del frío y del gélido viento.Así que comencé a caminar,no se durante cuanto tiempo,si que me pareció que la casa cobraba vida y se movía,pues cada vez me parecía mas lejana;intenté convencerme de que eso no era posible, que solo era fruto de mi cansancio, estaba exhausta...
De repente los arboles me empezaron a parecer distintos,sentí como si me observaran,como si susurraran y en ese susurro llegué a entender que me decían que no había vuelta atrás y que seguir era en vano.
Intenté no rendirme,nunca me había rendido ante nada,eso no estaba dentro de mis opciones de vida.Así que continué el camino sacando fuerzas de donde no quedaban...Caminé y caminé...fue entonces cuando me di cuenta de que las horas del día tampoco parecían pasar, el tiempo se había parado,el sol,apenas visible seguía a la misma altura,na niebla continuaba siendo igual de espesa.
Perdí la noción del tiempo inexistente y de la distancia...deje de tener conciencia de mis pies,mis manos y poco a poco del resto de mi cuerpo.
Finalmente...llegué a la casa,era evidente que estaba abandonada desde hacia mucho tiempo, me costó abrir la puerta,por falta de fuerzas y por falta de uso,pero lo conseguí,me sentía orgullosa de no haber tirado la toalla a pesar de la dura caminata.
Al traspasar la puerta sentí como un escalofrío recorría mi espalda,desde la nuca hacia abajo, que me hizo encogerme,pensé que era mejor no seguir adelante, pero no tenia otra posibilidad...no podía mas,tenia que dormir,dejar de tiritar durante unas horas...Así que seguí, como siempre había seguido, busque alguna manta y algo de comer...Encontré mantas polvorientas en un armario cercano a la entrada, en la cocina encontré alguna lata apunto de caducar ,lo que mas me costó fue conseguir agua, hacía horas que se me había acabado la botella de agua que siempre me acompaña,por aquello de que ayuda a eliminar toxinas, el grifo de la cocina era muy rústico, al desenroscar la manibela empezó a salir barro y suciedad como en pequeñas explosiones que me salpicaron en la cara,finalmente salió agua y pude beber,tenía un sabor herrumbroso.
Mas tarde me quedé dormida en un sofá mugriento que había a un lado del salón...Tampoco se cuanto dormí,solo se que me desperté y el sol seguía a la misma altura, la niebla seguía acechando y desde la ventana pude verme a mi misma, cuando solo tenia tres o cuatro años, estaba perdida, estaba llorando...buscaba a mi madre...Pero,no podía ser, yo estaba dentro de la casa ,no fuera,quien era yo?...me podía ver a mi misma de pequeña, nada tenía sentido...era angustioso.
Comencé a correr en dirección a la puerta,pero había desaparecido, no había puerta!Solo paredes lisas...solo eso y al fondo un espejo oxidado...me acerque a él y no pude reconocer el reflejo...Era una anciana decrépita,con mirada extraviada y de profunda tristeza...¡Era yo!¡estaba atrapada entre las paredes lisas de esa casa...!Me fuí de nuevo hacia la ventana...¿Podría salir a través de ella?...Pero mi cuerpo de anciana no me dejaba.
Me quedé mirando hacia el exterior, a esa niña que era yo misma,preguntándome que había sucedido en ese trozo de mi vida ,entre la niña y la anciana,que no conseguía recordar...
¡Intenté gritarle que se fuera!, ¡que viviera!,¡que aprovechara cada minuto de su vida,como si fuera el último...!Pero la voz no salía, no salía y la vi sentarse en el suelo, llorando, rendida,esperando sucesos que no sucederían...la vi llorar sin descanso hasta que se quedó dormida...Sabia que el frío terminaría con su vida,pero me quedé allí mirándola aunque no me viera, sintiéndola aunque ella no me sintiera...
De pronto ,desperté entre lágrimas...Tardé varios minutos en tomar conciencia de que todo había sido un sueño...Abrí la ventana,aún era de noche, ¡si de noche!...Él seguía a mi lado,me acerqué a ver si mis hijos estaban bien y dormían como criaturas inocentes y felices.Recordé que mi día había sido intenso y estresante, recordé los motivos de mi mal humor durante el día y decidí ,que mi vida se había quedado en aquella casa de pesadilla.
No me volví a acostar esa noche, me quedé viendo amanecer,oliendo el aroma del café recién hecho,
esperando a que mis hijos se despertaran y empecé a vivir,a vivir cada minuto,como si fuera el último.
Como si cada momento fuera el único...

3 comentarios:

Sinuhe dijo...

Jo Pepa, vaya pesadilla¡¡ upssss..
Me gusta esta faceta tuya, cuando escribes este tipo de cosas.
Ale, quedan inaugurados tus comentarios en este nuevo blog. :)

¡¡Como me gusta ser el prime¡¡¡ jajajaja

Yo tambien estoy comenzando un blog por aquí, pero tan apenas tengo nada todavía.

Nos leemos amiga¡¡

eosc4rd dijo...

Ops! que no te quede duda de que regresaré (con permiso) muchas mas veces a visitarte.
De momento ya lo puse en mis favo, osease que no te me pierdes no!
Ahora y hablando mas en serio todavía, me alegro de esta nueva inauguración..... la verdad es que me esta entrando el gusanillo!
Un abrazo muy fuerte, cuidate y nos leemos!
Ah! Gracias por la invitación

Neogéminis dijo...

Qué bueno está todo!, entrada, imagen, mensaje...precioso clima has creado aquí, mujer, te felicito!
Ya te agregué a favoritos, lástima que no te pueda enlazar en forma más directa desde el módulo de amigosde spaces, pero bueno. Pasaré a visitarte y conocer mejor este nuevo espacio.
Me ha encantado...te agradezco por la invitación.
un abrazo.