martes, 18 de noviembre de 2008

En el desierto...(capítulo 1º)

Era la segunda vez que viajaba a Marruecos, su empresa la había destinado allí para la promoción de unos nuevos productos farmaceúticos...Le habían dado un par de semanas para organizarse,pero con una tuvo suficiente,había alquilado un pequeño ático en Rabat,frente a la Medina,desde el que se podían ver las calles repletas de multitud de gente comprando y regateando.Era curioso como cada calle de aquella Medina parecía un paraiso distinto , uno de telas y complementos,otra calle era el paraiso de los zapatos, otra de las especias y alimentos propios del lugar,había calles destinadas solo a cerámica y artesanía...daba gusto observar la multitud y la vida que desprendían esas calles y el aroma a especias,característico de Marruecos.
Se le ocurrió que durante la semana que le había sobrado en su organización,se dedicaría a recorrer la ciudad,a curiosear y quedarse con los pequeños detalles que eran lo que ella mas valoraba de cualquier lugar al que viajaba...y así lo hizo,ese día, se decidió a bajar de su fortaleza en forma de ático y se fue a visitar la Medina que tanto había mirado desde arriba.
Paseó durante largo rato,compró algunas baratijas,sin regatear, pues el precio no le había parecido mal y el trabajo había que valorarlo...y mientras miraba unos muebles de madera tallada,alguien se le acercó prudentemente por detrás y le dijo que si quería ver la Kashba,que él se ofrecía de guia,al principio rechazó el ofrecimiento, pero el hombre insistió de manera afable y haciendo esfuerzos por hacerse entender...ella hablaba ingles y español, él francés, un poco de español y un dialecto con el que seguro no se iban a entender.
Lo pensó un poco y decidió ir con el guía improvisado, se llamaba Said y sabía muchisimo de la historia y costumbres de Rabat, la llevó por todas las preciosas calles de la kashba, zona residencial del casco antiguo,explicandole con todo lujo de detalles su historia, la razón de sus colores, las costumbres...Después la guió hasta un sitio en el que comer con vistas al Atlántico,era precioso el lugar.
Durante la comida ella reparó en las manos de Said,eran manos grandes ,protectoras,con dedos gruesos y robustos...éran las manos de alguien que había trabajado duramente,pero a la vez se veían unas manos cuidadas;continuó estudiando minuciosamente el aspecto de su guía y se percató de que tenía una mirada serena, algo triste y de un color verde que contrastaba con su piel bronceada, su boca era de labios geométricos en un mentón que parecía mas de una escultura griega, sus labios se entreabrían al hablar mostrando de cuando en cuando una sensual sonrisa...
Su torso se adivinaba fuerte,musculoso en su justa medida,sus brazos eran los de alguien de quien le hubiera gustado sentirse rodeada y hasta prisionera...
Mientras se hallaba sumida en el análisis de las facciones de Said,sus miradas se encontraron, no sabía durante cuanto tiempo él la había mirado, la había descubierto mirándolo de esa manera ...y por un momento se sintió como si él le pudiera leer el pensamiento...entonces bajó su mirada,recordó que acababa de salir de una tortuosa relación y no quería tener mayores problemas, de hecho ella misma se había ofrecido para el trabajo en Marruecos,con el fin de apartarse de su vida ,hasta entonces y cambiar de aires.
Así que,tomaron té en lugar de postre y le dijo a él que ya era hora de irse...intentó pagarle por sus servicios ,a lo cual se negó rotundamente ofreciéndose como guia al día siguiente para viajar al desierto...Y ella quedó en pensárselo.
Tras salir del restaurante el se ofreció a acompañarla a su casa a lo que ella le contestó que no era necesario, que quería comprar algo que había visto antes y no quería abusar mas de su paciencia y mas sabiendo que no había aceptado su dinero...Así que se despidieron, sin saber,al menos ella,cuando se volverían a ver.


CONTINUARÁ...

3 comentarios:

Sinuhe dijo...

Paso a leerte con más tiempo, que ando ahora muy de corrido y estas cosas hay que tomarlas con tranquilidad.

Un besicooo

eosc4rd dijo...

Hey! te está quedando muy, muy bien!
ademas, esta lectura me ha gustado y mucho.
Espero con ganas la segunda parte de la historia.
Un abrazo muy fuerte para ti y cuídate mucho!
José Luis

Sinuhe dijo...

mooolaaa, mmmm... esto me da que va a acabar de forma tórrida,jejee

Espero la continuaciópn.

Un besoteeeee