viernes, 23 de octubre de 2009

Llenando el vacío


Hay momentos en la vida que consiguen marcar un antes y un después. Son esos momentos en los que lo acontecido deja la vida patas arriba, con el alma vacía, con el aire enrarecido y sin fuerzas para salir del hoyo en el que te encuentras.
Son momentos en los que tu vida se convierte, de un minuto al siguiente, en una casa en ruinas y todo adquiere tonalidades grises.
Es entonces cuando toca sacar fuerzas de flaqueza y pensar que aunque no lo creas a tu lado hay quien está dispuesto/a a prestarte los cubos de pintura, las brochas, los piceles e incluso sus manos para volver a pintar la realidad de colores, para volver a pintar sonrisas, que siempre son gratis, aunque a veces parezcan un artículo de lujo.
Así que venga...toca levantarse, afrontar la realidad gris y pintarla de nuevo. Piensa que ahora juegas con la ventaja de todo lo aprendido, eso que se aprende mejor a base de errores, porque las personas aprendemos mejor de los malos ratos.
Y vuelve a valorar lo bueno, que seguro que lo hay...que sí, mira bien...seguro que en el rincón que menos esperas hay algo que te devuelve la sonrisa, esa que ahora parece haberse ido de vacaciones.
Haz tu lista de prioridades, de cosas buenas, ya verás que poco a poco ésta se va engordando. Y si quieres, hazte otra de las cosas malas, esas que ahora te tienen vacía el alma y de una en una ve afrontándolas y tachándolas de la lista.
Se puede...aquí tengo las brochas, la pintura, el cariño, las sonrisas, las risas a carcajadas epeciales para rellenar vacíos, te las presto.

2 comentarios:

€_r_i_K dijo...

Deseando que no se vuelva a repetir, pero, quién tiene ese poder?....

Ahora eso sí, aunque sean manos manchadas de pintura de colores,
te la dejo extendida, a decorar se ha dicho....

Abrazos....

Neogeminis dijo...

Es así nomás, lo has descrito de maravillas...claro que cuesta imaginarse las potencialidades de cada rincón de eso que ahora parece estar en ruinas, pero - ya lo verás- seguramente cobrará nueva vida cuando se saque la mugre de los malos recuerdos, se aligeren los aires haciendo entrar el sol y la brisa fresca y disponerse - fundamental - para vivir lo que nos depare el futuro como el mejor de los regalos.

a trabajas pues y a no dejarse arrastrar por el desánimo!!!

Un abrazo!