domingo, 13 de septiembre de 2009

Sin palabras...solo pensamientos


Han pasado varias siestas desde aquella en que sus letras describían pasiones y besos.
Y no es que no quisiera ya los besos, no es que la pasión no entrara en sus planes, la ilusión, las sonrisas...es solo que a veces no entendía por qué no se conformaba con su realidad fácil, porque casi siempre lo era. No entendía por qué no conseguía olvidarse de esa aventura que supone vivir en el abismo de unas manos, dejando colgado su destino según soplara el viento.
Será que siempre se inclinó por el lado perdedor de las partidas, por eso le atrajeron tus derrotas, tus tristezas, tus silencios y los hizo un poco suyos. Tenía tantas ganas de cambiar tu realidad, lo justo para poder mejorarla, para poder dibujar sonrisas y colores en ella.
A ratos le parecia que todo era posible, que podía ser, pero ya no cree en nada de esto, ni en ella...
Aspira solo a poder mantener cierta dignidad y a que quienes le rodean puedan ser felices con ella, tal vez así, ella tambien consiga serlo un poco.
Ya no sabe que siente, cree que sus sentimientos van mas dirigidos a una idea que a una persona en concreto. Se creyó lo que quiso creer, lo que había soñado durante tiempo. Y no sabe si alguien tuvo la culpa de eso, puede que ella misma, qué mas da.

1 comentario:

Neogeminis dijo...

Hay personas que tienen vocación por las derrotas. Parece que se esfuerzan para estar siempre alineados del bando de los perdedores...y si es con dolor, mejor aún.
Es una lástima...es una forma de suicidio.


Un abrazo!